Home
Por qué es imprescindible aprender estadística en la escuela
martes, 05 mayo 2020



Por: Jesús López Fidalgo - Presidente de la SEIO. Catedrático de Estadística e Investigación Operativa, Universidad de Navarra
05/05/2020

Hoy se oye hablar mucho de Big Data y de la ciencia de los datos. Con frecuencia se afrontan las conversaciones, charlas y conferencias resaltando diversos miedos al uso que hagan de los mismos, a la vulneración de la privacidad o al derecho a la intimidad, al uso invasivo e inhumano de los resultados o a la posible batalla entre inteligencias naturales e inteligencias artificiales.

No hay nada que nos prevenga mejor contra cualquier tipo de manipulación que el conocimiento. Para eso es necesario acabar con el analfabetismo estadístico. No conocer los fundamentos del análisis de datos y su interpretación es equiparable a no saber leer en siglos pasados y, desgraciadamente, todavía en este siglo.

Aprender desde muy jóvenes
Formar a los jóvenes desde las edades más tempranas en el uso de datos y estadísticas para la toma de decisiones –unas grandes y a medio plazo, y otras muchas que afectan a la vida diaria– es vital. La estadística oficial, por ejemplo, es la herramienta fundamental para la gobernanza democrática. La estadística y el análisis de Big Data salvan vidas, contribuyen al bienestar, facilita las comunicaciones y las finanzas. La medicina personalizada, tan popular hoy, no es posible sin un buen análisis de (muchos) datos. La prevención de enfermedades o incluso de una crisis no es posible sin datos adecuadamente analizados.

La estadística también es crucial para que se desarrolle la industria 4.0 y las empresas inteligentes del siglo XXI. Sostenibilidad y medioambiente se escriben hoy en lenguaje estadístico. Las redes sociales, los buscadores y el tráfico en la red se leen también en el idioma estadístico.

Solo se enseña en la universidad
Todos estos argumentos dejan muy clara su importancia para nuestras sociedades. Sin embargo, si bien la enseñanza de la estadística está plenamente integrada en la enseñanza universitaria, no ocurre lo mismo en la docencia no universitaria. Si se tiene en cuenta que en las pruebas PISA de matemáticas, aproximadamente una cuarta parte corresponde a ejercicios de estadística podremos concluir que cualquier esfuerzo en la línea de reforzar el conocimiento y uso de la estadística es bienvenido.

Diversas universidades, asociaciones de profesores, departamentos de Educación de gobiernos regionales, etc. son conscientes de ello y por eso en casi todas las comunidades autónomas se organizan anualmente fases locales del concurso Incubadora de Sondeos y Experimentos, dirigido a estudiantes de Enseñanza Secundaria (ESO), Bachillerato y Ciclos Formativos.

La actividad, que cuenta con una fase nacional, tiene como objetivo global que los alumnos de esos niveles educativos, guiados por profesores, tomen conciencia de la importancia de estas disciplinas en la investigación.

Además de despertar su interés por la estadística, probabilidad e investigación operativa como herramienta fundamental en la práctica totalidad de las ciencias, los jóvenes se familiarizan con las distintas etapas en la realización de un proyecto estadístico y educan su espíritu crítico, aprendiendo a interpretar las distintas informaciones estadísticas.

Se ha demostrado en el transcurso de estos años que esta actividad ayuda a los profesores de secundaria a planificar su enseñanza de un modo motivador, a la vez que fomenta el espíritu investigador.

....

Texto completo