Table of Contents Table of Contents
Previous Page  8 / 169 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 8 / 169 Next Page
Page Background

186

J. Vidal-Puga

descubierta esa primera “verdad”, se deber´ıa poder construir sobre

ella todo el edificio del saber. Von Neumann tambi´en consideraba

que la existencia del Teorema del Minimax para el caso m´as sencillo

suger´ıa que un resultado general era posible en situaciones sin suma

cero, tan habituales en la vida real y en las que todos los agentes

pueden salir ganando si colaboran.

Vemos por tanto que Oskar Morgenstern sirvi´o de gu´ıa para

orientar el genio de von Neumann en la aquellas direcciones que

responden a retos relevantes dentro de la econom´ıa. Otro ejemplo,

que no me resisto a comentar, es la relaci´on entre preferencias y

utilidades. Las preferencias son relaciones de orden que describen las

prioridades de los agentes. El uso de preferencias es muy razonable

pero, debido a su car´acter ordinal, son tambi´en muy limitadas

las herramientas matem´aticas que podemos emplear con ellas. Las

utilidades, en cambio, asignan un valor num´erico a las preferencias

de los agentes y ello permite aplicar toda la potencia del an´alisis

matem´atico a su estudio. Hoy en d´ıa, las llamadas funciones de

utilidad de von Neumann y Morgenstern suponen la base para

introducir el concepto de riesgo en los modelos de microeconom´ıa.

Como puede suponerse, la contribuci´on de la teor´ıa de juegos a

la econom´ıa continu´o m´as all´a de von Neumann y Morgenstern, si

bien durante mucho tiempo estuvo muy focalizada en las aplicaciones

militares en Estados Unidos. Fue esta una relaci´on que, en palabras

de Guillermo Owen, supuso m´as limitaciones que beneficios al

desarrollo de la disciplina. Una obra altamente recomendable que

describe esta ´epoca es “The Strategy of Conflict” de Thomas

Schelling (Harvard University Press), cuya tercera edici´on se public´o

en 1990.

En los ´ultimos a˜nos, puede decirse que la teor´ıa de juegos ha

vivido una ´epoca dorada reconocida por la concesi´on de varios

premios Nobel: John Nash, Reinhard Selten y John Harsanyi en 1994